fbpx
El otoño en Alonso del Yerro

El otoño en la Ribera del Duero, en los viñedos de Alonso del Yerro

Viñedos Alonso del Yerro y los colores del otoño en la Finca Santa Marta.

Me gustan todas las estaciones del año, pero los colores del otoño son especiales, y magníficas las nieblas matinales, que dejan aparecer poco a poco la viña entre ellas según se van levantando.

La niebla va desapareciendo en Alonso del Yerro

Los árboles se vuelven rojizos, ocres, anaranjados o dorados, los membrillos maduran con un color amarillo brillante y los granados se llenan de granadas multicolores al tiempo que pierden las hojas; en fin, allá donde mires, es todo un espectáculo.

 

Colores de las viñas en otoño en Alonso del Yerro

Cualquiera de las estaciones tiene su encanto: el invierno, porque te permite disfrutar de la calidez del hogar, la primavera porque es un canto al optimismo, con el nacimiento de los nuevos brotes y pequeños frutos, el verano por la alegría reinante al poder disfrutar de todo tipo de actividades al aire libre, y el otoño, porque te hace reflexionar y pensar que en la vida todo tiene un final, pero que también hay siempre una continuación, como lo muestran esas hojas que se caen de los árboles para dar lugar a hojas nuevas al año siguiente.

Las viñas rojizas en Alonso del Yerro

Es cierto que el otoño incita a la melancolía, por esa caída de las hojas, que vuelven a la tierra después de haber brotado gracias a ella, por esos tonos tenues que contrastan con los colores vivos del verano que hemos dejado atrás, por el anuncio del invierno que sin duda nos invitará a quedarnos en casa, al calor de la chimenea, con un buen libro … pero insisto, a mí me encanta. Me entusiasma observar cómo la viña va perdiendo poco a poco las hojas hasta quedarse desnuda, vestida únicamente con sus sarmientos. Y pienso en la poda que vendrá después, y en los nuevos brotes y la siguiente floración, que dará lugar a la siguiente cosecha, que siempre deseo que sea magnífica, y en la renovación de los brazos de las cepas, que hacen que la viña rejuvenezca y se llene otra vez de vida.

Y lleno Santa Marta de granadas y membrillos, mientras espero a que llegue la Navidad para decorar la casa con la misma ilusión que todos los años…

Es tiempo de granadas en otoño en Alonso del Yerro

Los membrillos y nuestros vinos

Lo define muy bien Stanley Horowitz: “El invierno es un grabado, la primavera una acuarela, el verano una pintura al óleo y el otoño un mosaico de todos”

¿No estáis de acuerdo?

-María