Los Viñedos

Nuestra tierra es el alma de nuestros vinos.
El terroir, nuestra forma de cuidarla.

 

El término terroir, terruño, es un concepto antiguo. Según la Guía Hachette de los Vinos de Francia, se define como “un ecosistema que resulta de la asociación, en un lugar dado, de un tipo de tierra, una topografía, un suelo, un clima, una planta y las personas que allí trabajan”.

La filosofía de trabajo de Alonso del Yerro está basada en preservar ese terroir: una concepción de la agricultura que considera globalmente el entorno de la planta: suelo, microclima y ecosistema. De este modo, respetamos la cadena esencial de los factores que determinan la expresión del terroir.

En todas las fincas de Viñedos Alonso del Yerro, las labores agrícolas son realizadas a mano, exclusivamente por nuestro personal. En los viñedos prescindimos de productos de síntesis; el único aporte es un compost elaborado por nosotros mismos.

“La tipicidad, el carácter de la zona y de la variedad es lo que todos deberíamos intentar respetar al máximo.”

Miguel Alonso Del Yerro

Nuestros vinos son diferentes justamente por eso: porque están elaborados siguiendo un meticuloso proceso orientado a preservar la personalidad del terroir. Y esto no sólo se consigue protegiendo el entorno de la planta, sino también observando la calidad que ofrecen cada año los distintos suelos, realizando vinificaciones respetuosas y combinando los vinos procedentes de las distintas parcelas para alcanzar el equilibrio antes de que se inicie el proceso de la crianza en barricas.

Ribera Del Duero

En Viñedos Alonso del Yerro (Roa, Burgos) disponemos de 26 hectáreas de viñedo con cepas de la variedad tempranillo plantadas en 1989.

 

El viñedo se encuentra a una altitud de entre 800 y 840 m., con un marco de plantación de 2.850 cepas por hectárea. Todo el viñedo está conducido en espaldera y tiene un rendimiento de 30 hectolitros por hectárea.
TEMPRANILLO

 

Los grandes tintos de Rioja y la Ribera del Duero han convertido a esta variedad en el emblema de la viticultura española en el mundo.

 

Tiene una magnífica capacidad para producir vinos de perfil muy fino y elegante, de exuberantes aromas frutales en su juventud y con compleja expresión de especias, cueros y minerales cuando llegan a la madurez.

 

Aunque sin duda la característica más noble de la tempranillo es su envidiado equilibrio, en el que acidez, tanicidad, alcohol y potencia conviven en perfecta armonía.

Toro

En la Finca Miguel (Morales de Toro, Zamora), disponemos de 8,80 hectáreas de viñedo, con cepas de la variedad tinta de Toro plantadas entre 1930 y 1988.

 

El viñedo se encuentra a una altitud media de 700 metros sobre el nivel del mar, con un marco de plantación de 750 cepas por hectáreas. Todo el viñedo está plantado en vaso y tiene un rendimiento de 1,5 kilogramo por cepa.
TINTA DE TORO

 

La controversia respecto a la identidad de la tinta de Toro parece no tener fin. Algunos expertos aseguran que es un clon de la tempranillo, adaptado a los suelos pedregosos y el clima extremo –con picos de frío y calor y escasas lluvias– de la comarca de Toro. Otros se escudan en referencias históricas –e incluso literarias– para demostrar que esta tinta es única y auténticamente zamorana desde tiempos inmemoriales. En cualquier caso, la discusión no le quita méritos.

 

Es una uva de extraordinario carácter, capaz de dar a luz tintos tan negros como la misma noche, potentes y plenos de aromas de fruta roja madura, que no dejan a nadie indiferente.

MARÍA, ALONSO DEL YERRO Y PAYDOS

3 tipos de vino, 3 tipos de carácter.

Obtén un 10% de descuento en tu primera compra

Hazte Amigo de Alonso del Yerro y disfruta de exclusivos beneficios.

He leído y estoy de acuerdo con el aviso legal de esta web.